Rosalía / Autenticidad y arte

Photo credit: Roger Kisby

Rosalía representa los cuatro conceptos que me parecen básicos en el éxito de las personas, y cuando hablo de éxito, me refiero a lo que para cada uno de nosotros representa el éxito, tanto en nuestra vida privada como en nuestra vida profesional, y concretamente, refiriéndome a lo que para mi es el éxito: vivir fiel a uno mismo, a los propios valores, a las propias visiones y a los propios deseos.

El primer concepto que considero esencial para ello es la autenticidad, que en este caso, no merece ni ser explicado porque es más que evidente, y si alguien no sabe de lo que hablo, pues mejor que escuche el disco completo en youtube y vea cualquiera de las entrevistas disponibles en este mismo medio. Hablando de su vida profesional le he escuchado decir: “para mi no había plan B”, refiriéndose a que desde bien chiquitita sólo ha considerado dedicarse a la música. Y ahí entran en juego los conceptos 2 y 3, básicos también entre los ingredientes de mi propia visión del éxito: persistencia y foco. Y el cuarto, como le corresponde a una artista conceptual de la cabeza a los pies como es ella: la visión, clara y firme.

Pero además de ello y de todo su arte, me encanta más por la honestidad y el respeto con el que alguien tan joven y con tanto talento habla de de sus maestros, de sus inspiraciones y de todo su equipo de colaboradores. Y entonces siento alegría de que aparezcan en el terreno de las artes, referentes valientes, emprendedores, visionarios e inteligentes, que inspiren a las nuevas generaciones.

La parte triste de esta bonita historia es que todavía haya ortodoxos intransigentes que ocupan el tiempo que les sobra, en criticar su talento. No dicen que en los últimos 5 decenios el mundo ha avanzado más rápidamente que en toda la historia? Y si quisiésemos ponerle una etiqueta a lo que hace y lo llamasemos flamenco, qué pasa que el flamenco no puede hacerlo? Soy defensora de las tradiciones, de que no se pierdan, pero también soy fan de las personas que rompen los límites y las fronteras establecidas con sus visiones y atrevimiento. Soy fan de las personas valientes. Y lo que Rosalía está haciendo, con sus 25 primaveras, no es más que tirar barreras y romper tabús con muchísimo arte, muchísima sensatez, educación y conocimiento. En un mundo dominado por los clichés, las normas y los convencionalismos, sería una pena perder la libertad en el arte.

Personalmente, me encanta el dramón del cante jondo de El Mal Querer de principio a fin, con sus sonidos transgresores de cristales rotos, motos y cuchillos que contribuyen a la teatralización de esa tremenda historia de amor que transcurre en capítulos, como una obra maestra en formato teleserie que quieres ver toda junta y de golpe, capítulo a capítulo, y todo el universo visual que ha creado recogiendo la tradición y la simbología de toda una cultura, transformándolo a un lenguaje estético contemporáneo, moderno y atrevido; y por supuesto, las grandes colaboraciones de las que ha sabido rodearse, como su querido dotándoles de una estética contemporánea moderna y atrevida; y las grandes colaboraciones de las que ha sabido rodearse como El Guincho, los Mellis, el coro infantil del Orfeón Catalá, la orquesta sinfónica de Bratislava, Canada, Filip Custic o Rosy de Palma, entre muchos otros.

Enhorabuena Rosalía, no puedo ser más fan. E.

Erika G.