Las conversaciones con Erika ayudan a dar forma a tu pensamiento, a aclarar tus ideas y a focalizar mejor tus objetivos. Es una brisa fresca, o un vendaval!, que te anima a perseguir tus auténticos sueños e ir más allá de tus barreras mentales. Erika es una persona que aúna un profundo conocimiento sobre las tendencias sociales y una inmensa curiosidad sobre las expresiones artísticas y la tecnología, lo que le permite tener una visión muy estratégica e innovadora de la realidad.
— Mercedes Sánchez. Consultoría Estratégica e Innovación Tecnológica. SALAMANCA, 1966.
 
 
 

 
El proceso me ha ayudado a varias cosas: a definir una serie de ideas que tenía en la cabeza y a darles forma de proyecto; me ha hecho ver facetas de mi propia personalidad que antes no veía, lo cual me ha ayudado a tener más confianza en mí mismo; y sobretodo, me ha hecho ver que puedo vivir como a mi me gustaría y no como se supone que debería hacerlo o simplemente dejándome llevar por la corriente. Ahora se que las cosas que me gustan se pueden hacer y es lo que voy a intentar.
— Ibán Salaverria. Chef. san sebastián, 1979.
 

 
Totalmente sorprendida. No pensaba que existiera un método que me ayudara a clarificar mis inquietudes, resistencias y deseos de forma tan clara. He podido entender la relación entre todo ello y mis valores más profundos, entender que no hay un análisis de desarrollo profesional obviando mi persona y circunstancias. Pero lo mejor ha sido entender el proceso en sí mismo. La forma de establecer los criterios, los tiempos, el marco personal. Una vez comprendido, he adquirido la confianza para saber que en cualquier momento puedo avanzar sola hacia este y cualquier otro objetivo que pueda surgir. No he sentido ningún tipo de influencia, sólo guía para saber cómo avanzar.
— MARGARITA OJEDA. ASESORA DE PROYECTOS DE EMPRENDIMIENTO. MADRID, 1961.
 
 

 
 
El proceso ha sido una gran aventura. A través del acompañamiento he podido recuperar algo que para mi no tiene precio y que es la pasión por mi proyecto, la pasión por el arte, la pasión por la creación, la pasión por mi profesión, que en cierta manera había perdido. Todo este proceso tenía el objetivo de darle coherencia a mi trabajo y al final resulta que se ha convertido en un proceso de darle coherencia a mi vida. Ha sido fundamental intercambiar las dudas, es fundamental ese compartir, porque es ahí precisamente donde se organiza el propio pensamiento. El contacto con el „yo“ es esencial.
— ANDRÉS RIOS. ARTISTA. MEDELLIN, 1979.
 
 

 
 
El proceso sobretodo me ha ayudado a apreciar mi trabajo y a desarrollar facetas que me apetecía pero que no me atrevía a emprender. En definitiva, me ha servido para aprender a vivir con ideas más claras sobre mi mismo y sobre lo que quiero, y especialmente a algo que creo que es muy importante: no dejar las cosas en la cabeza sino desarrollarlas, y para eso este proceso ha sido fundamental.
— Oscar Martínez. Arte Finalista y Calígrafo. MADRID, 1971.